"La información ha sido siempre un arma de poder. Controlar la información es controlar lo que la gente conoce y, por lo tanto, condicionar su visión de la realidad y, con ella, sus acciones"

miércoles, 16 de marzo de 2011

El presidente iraní esquiva los dardos de Ana Pastor


Ayer, la periodista Ana Pastor a la que todos conocemos por su programa “Los Desayunos de TVE”, hizo una entrevista al presidente iraní Mahmud Ahmadineyad en Teherán. Os invito a que veáis la entrevista. Por mi parte, voy a exponer mi opinión sobre la misma. 

La entrevista tiene 3 partes muy diferentes. La primera se inicia para romper el hielo, aunque carece de importancia. Trata sobre la catástrofe nuclear de Japón y si podría ocurrir lo mismo en suelo iraní, que también padece seísmos frecuentemente. Este intervalo no dura mucho y no hay nada relevante que añadir.

Ahmadineyad, el presidente de Irán, un "malvado dictador"
En el segundo intervalo, la entrevista empieza a tomar la dirección que le interesa a los medios. Ana Pastor le pregunta la postura que tiene Irán frente a los sucesos en Libia. Hay que resaltar que sobre los sucesos de Libia las posturas son distintas porque se tienen distintas versiones sobre lo que ocurre allí. Claramente la versión occidental de “la revolución aplastada”, no existe en oriente medio, por ello la pregunta era un ladrillo que Ahmadineyad supo esquivar. Ana Pastor le dice que “Gaddafi no se va después de dos semanas de protestas ¿solución?” El presidente de Irán responde “que es el pueblo el que tiene la soberanía, y el gobierno debe respetar los derechos de los ciudadanos”. El presidente de Irán no es imbécil, sabía perfectamente los dardos que le iban a lanzar en la entrevista. A continuación Ana Pastor: “¡Pero Gaddafi esta masacrando a su pueblo! ¿Cómo podemos evitar esto? ¿Tiene que haber una intervención extranjera?”. Ahmadineyad responde: “tenemos los ejemplos de Irak y Afganistán, una intervención empeoraría las cosas, disponemos de otros instrumentos” El presidente Iraní argumenta que occidente ha apoyado a los dictadores y les ha vendido armas, y que esa es la causa de la represión, la forma de prevenir estos sucesos es que occidente no intervenga más en la región. Ana Pastor le dice que “occidente no ha intervenido hasta ahora, usted está siendo muy crítico con occidente, pero mucha gente piensa que si no se interviene Gaddafi masacrara a su pueblo, el pueblo solo NO PUEDE”. Ana Pastor confunde a 50.000 rebeldes con el pueblo libio, evidentemente 50.000 libios no pueden echar a Gaddafi. El pueblo solo si que puede, por supuesto, siempre puede, cuando el pueblo obviamente esta unido, pero en Libia la mayoría de la población está con Gaddafi, eso es algo que los medios occidentales omiten. Mahmud Ahmadineyad responde “la situación que estamos viviendo ahora es la consecuencia de las políticas  adoptadas en los 50 años anteriores” el presidente iraní no se refiere al caso particular de Libia, se refiere a la región, y pregunta “¿Quiénes apoyaron a los dictadores? ¿De donde vinieron los armamentos?”. Ana Pastor sigue con su retórica como un disco rayado, sin escuchar lo que dice el presidente iraní, y le dice que “hay una diferencia fundamental entre lo que ocurrió en Egipto y Túnez, mientras que Mubarak y Ben Alí se retiraron, Gaddafi se aferra al poder”, y vuelve a repetir “esta masacrando a su pueblo”. Ahmadineyad insiste en que no se tiene que intervenir. Ana Pastor le comenta que se está debatiendo sobre una zona de exclusión aérea, y dice “si se adoptara esta medida ¿Qué postura sería la de Irán? El presidente responde “Europa tiene que abandonar su visión colonialista, hay que encontrar un diálogo directo con el pueblo, no intervengan”. Ana Pastor no entiende nada, no le cabe en la cabeza, tampoco le cabe la cabeza dentro del velo que llevaba puesto en señal de respeto a la cultura iraní, y parece que poco a poco se le va deslizando, para así, intentar poner nervioso al presidente de Irán, lo que parece hecho a propósito a lo largo de la entrevista. 

Aquí está a punto de finalizar el segundo intervalo de la entrevista, en el cual Ana Pastor intenta que Ahmadineyad se pronuncie sobre los culpables de esta crisis. El presidente iraní reitera que “hay gobiernos que han apoyado a las dictaduras de oriente”. Ana Pastor quiere sacarle más jugo, e intenta que Ahmadineyad diga explícitamente quienes fueron los que apoyaron esas dictaduras, hasta que el presidente se refiere a los Estados Unidos, y Ana Pastor lo ratifica en un tono más directo y con un toque conspiracionista para desacreditar al presidente, que tiene toda la razón. Ahmadineyad inicia un juego de adivinanzas para evitar decir directamente que las dictaduras estaban apoyadas y financiadas por las potencias occidentales, aunque ese juego termina pronto, porque Ana Pastor no se va por las ramas diciendo que ella no sabe nada. Ahmadineyad termina por decirlo directamente “la situación actual es por culpa de la política implantada desde occidente, de financiar y armar dictaduras”. Ana Pastor pretende salir de la situación cambiando el enfoque, dice así: “entonces usted pretende eliminar el tutelaje de occidente para implantar el de oriente, ¿no cree que las revueltas en estos países se iniciaron por la falta de libertad?”, de esta forma Ana Pastor pretende llevar el debate a la cuestión religiosa-islámica, o cualquier otra causa que no sea acusar a las excelentes democracias occidentales. Pero el presidente no muerde el anzuelo y continúa “¿Quiénes restringieron las libertades? ¿Quién puso esos gobiernos ahí? ¿De quién son las bases que están en estos países?” (Muy inteligente). Ana Pastor como buena embajadora del país de la democracia, esquiva esas preguntas y cambia de tema, “Hillary Clinton le acusa a usted de influir en las protestas de Bahrein y Yemen, ¿es eso cierto?”. El presidente iraní esboza una inteligente sonrisa y responde que a santo de qué vienen estas acusaciones. Ana Pastor le pide que responda, que el también acusa. Ahmadineyad vuelve a decir que esas dictaduras estaban apoyadas por los occidentales, se lo dice haciendo preguntas retóricas que no exigen respuesta, pero sin embargo Ana Pastor dice que “en España los periodistas estamos acostumbrados a hacer preguntas no a responderlas”, de esa forma, como si de una cortina de humo se tratase, vuelve a cambiar de dirección, Ahmadineyad ríe directamente, como es normal, creo que todas las personas con un mínimo de cultura histórica reímos al mismo tiempo. 

La tercera parte de la entrevista es para tirar cohetes. Ana Pastor pasa directamente a repasar una por una, todas las falacias que se dicen sobre el gobierno de Irán delante de la cara de Ahmadineyad, mientras que poco a poco, va destapando la cabeza de la periodista esperando así que el presidente muerda el anzuelo y haga algún comentario para que los buitres de la prensa, las organizaciones feministas, la iglesia católica, y prácticamente toda la sociedad borrega occidental le marque como blanco de las criticas más delicadas. Pero desgraciadamente para los imbéciles de TVE, Ahmadineyad fue más listo y no dijo ninguna palabra al respecto, a pesar de la provocación que supone, ir a entrevistarse con él a su país, y escupir a su cultura delante de su cara. ¿Por qué no se les ocurre entrevistar al Papa en el vaticano con una minifalda? 

Ana Pastor empieza a acusar al gobierno iraní de reprimir protestas antigubernamentales en su país y le dice, “¿tiene miedo de que ocurran revueltas en su país?”. Ahmadineyad se defiende diciendo que no hay manifestaciones, que solo hay alborotadores que incendian edificios públicos y que agreden a la población. Ana Pastor “¿usted esta reprimiendo las protestas?” (…). El presidente iraní sostiene que “nunca, jamás ha reprimido a su pueblo, todo lo contrario que las democracias occidentales”. Ana Pastor dice “perdone presidente, pero yo le hablo de la realidad española, y a nadie le encarcelan por escribir un libro, sin embargo aquí sí, existen dos opositores que están encarcelados”. Ahmadineyad responde que “en Irán nadie está en prisión por haber escrito un libro, la prensa occidental miente, en Irán hay elecciones libres” (toda la razón) también le reprocha a la entrevistadora querer dirigir la línea de la entrevista y querer que él le conteste lo que ella quiere oír, nada mas alejado de la realidad. Ana Pastor pregunta por la situación de los dos opositores iraníes Musaví y Karrubí, actualmente en la cárcel, a lo que Ahmadineyad contesta “para que quiere saberlo, ¿es usted su abogada? En todos los países hay opositores, ¿en España no hay oposición?”, Ana Pastor agarra con fuerza la contestación del presidente que mal interpretada, se entiende como lo entiende la periodista, a lo que responde “en España la oposición no está en la cárcel”. Evidentemente Ahmadineyad no se refiere al Partido Popular, si bien es verdad que deberían estar todos en la cárcel, pero el presidente iraní se refiere a la verdadera oposición, que si está en la cárcel. En España hay multitud de presos políticos, sin ir más lejos Manuel Pérez Martínez, también conocido como el camarada Arenas, también Arnaldo Otegi, Amadeu Casellas que recientemente ha sido puesto en libertad después mucho tiempo en prisión, Otra chica detenida en Getafe llamada Tamara y el caso reciente de los tres militantes comunistas encarcelados Xavier, Albert y Juanjo en Barcelona. Aunque hay más casos, los que recuerdo son esos. Pero, claro que la mayoría de la sociedad española o bien desconoce este punto o no se da cuenta, ya que los medios occidentales omiten estos sucesos o simplemente argumentan que se tratan de delincuentes, terroristas, alborotadores, etc. Pero en realidad son presos políticos.

Ana Pastor intenta que el presidente iraní la lapide
en directo, pero no lo consigue.
Ana Pastor consigue su objetivo de desacreditar al gobierno de Irán con esa pregunta trampa, una vez conseguido el objetivo pasa a la siguiente sección, en la cual se va a criticar la cultura iraní (Ana Pastor ha perdido completamente el pañuelo de la cabeza). Ana Pastor le dice a Ahmadineyad que el parlamento europeo no ve con buenos ojos las lapidaciones. A lo que el presidente le responde de forma muy correcta, “¿con qué autoridad viene usted a meterse en los asuntos del pueblo iraní? El pueblo europeo no tiene legitimidad para decidir sobre nuestros asuntos, si es así nosotros también opinamos que el pueblo europeo es el pueblo más reprimido del mundo, ya que no pueden decidir su futuro, su futuro lo decide el sionismo, ¿Por qué no condenan los crímenes del sionismo?”, Ahmadineyad tiene toda la razón aunque también se refiere a los sionistas que está relacionado con los banqueros. Ana Pastor le dice que Shimon Peres ha dicho que “el próximo en caer será Ahmadineyad”, a lo que el presidente responde que todo lo contrario, que “en el oriente medio del futuro no habrá regímenes sionistas ni intervención de las potencias occidentales”, también dice que “se ha acabado la era del engaño” (ojala tenga razón).

La entrevista termina con el presidente de Irán dando un mensaje al pueblo español en el cual dice que “el pueblo español no tiene la culpa de las presiones económicas que está sufriendo, y que la culpa de la situación económica la tienen las políticas auspiciadas por los que anteriormente gritaban democracia”. Toda una lección de educación, cultura y sentido crítico para la televisión pública española.

Hoy todos los medios de comunicación intentan dar más importancia, a la provocación de Ana Pastor que a la entrevista en sí, obviamente no interesa que se analice la entrevista. Para los medios lo importante es que Ana Pastor tuvo un “par de cojones” provocando al presidente iraní. Pero escupir sobre su cultura no tiene importancia, que el presidente de Irán permita que le entrevisten después de todas las mentiras que se dicen de él, y que aun se le pretenda humillar mas por la televisión tampoco tiene importancia. Desgraciadamente para los medios occidentales Ahamadineyad es inteligente, y no se dejo engañar por las marionetas del hegemonismo occidental.
Despues de todo, que es importante y que NO
es importante es decidido por los medios de comunicación,
pues, lo mas importante según los medios son los "ovarios"
de Ana Pastor.




5 comentarios:

  1. Buen análisis del nuevo ridiculo de un mercenario/a occidental intentando desprestigiar a un presidente del eje del mal. Tambien podriamos dar la vuelta a la tortilla y titular la noticia asi: "A Ana Pastor se le cae el pañuelo ante la resistencia de ¡Ahmadineyad"

    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Magnífico análisis. Me ha ahorrado tener que aguantar la entrevista -por llamarla de alguna manera. Solo pude ver hasta la mitad y entonces ya deseé que fuesen verdad los bulos que dicen acerca de que en Irán lapidan a las que van sin velo. Ahí yo sí que hubiese lanzado la primera piedra...
    Como le dije a Forneo, espero que esta señora vaya, como tú dices, a entrevistar al Papa en minifalda, o a preguntarle al Rey cómo es que el heredero al trono no es la hija mayor. ¿Acaso no es eso lo que debe hacer una periodista tan feminista y valiente como ella?
    Esto me recuerda a la bromita a Evo Morales de los de la COPE. Qué curioso que no utilicen la misma agresividad para entrevistar a sus queridos genocidas, como Obama...
    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. la verdad es que no he pensado en lo del rey, y me gusta mucho la idea.

    un saludo camarada, y gracias!

    ResponderEliminar
  4. El análisis de arriba tiene elementos valiosos y otros no tanto. Algunos, demasiado escorados...

    La entrevista fue penosa: la tal Ana, en plan agresivo-pseudovaliente, histriónica y llena de afán de protagonismo (lo peor es que encima se anota un “éxito” en su currículum). La realización de TVE-24h, concibiendo una (supuesta) entrevista como un duelo (en la tertulia subsiguiente aclamaron a la supuesta vencedora, en una auténtica negación del periodismo genuino, que debería limitarse a informar y hacer buenas preguntas). Y Mahmud... decepcionante. Nunca le había visto tan mal. Riéndose estúpidamente en toda la primera parte (ella también, parecía que estaban coqueteando), lo que le hizo perder toda seriedad al asunto. Y asumiendo la versión occidental de lo que pasa en Libia, con lo cual él mismo cayó en su propia encerrona (para regodeo de la otra, claro). A la vez, frío y muy poco convincente cuando habló (o más bien eludió hablar en condiciones) sobre la represión en su país.

    (Para colmo, de la traducción “simultánea”, mejor no hablar...)

    Me da que el iraní infravaloró de antemano a su “contrincante” y no preparó la entrevista. Le machacarían de todos modos, ya lo sabemos, pues está demonizado de antemano. Pero justo por eso tenía que haber sido más SERIO.

    Ahora bien, resulta obvio que también tiene mucho que ocultar.

    ResponderEliminar
  5. Ahmadineyad cayo en el juego occidental porque de otra forma la entrevista se hubiera convertido en una discusión. Pero pienso igual que tu, deberia haber preparado la entrevista con anterioridad, no era muy dificil de adivinar las preguntas. Sin embargo contesto de forma concisa y clara las preguntas, lo malo fue la traducción.

    ResponderEliminar